Camino de Santiago desde Sarria: día 2 hasta Palas de Rei

La segunda etapa del Camino de Santiago desde Sarria, transcurre entre las poblaciones de Portomarín y Palas de Rei.  La primera etapa de nuestro camino, entre Sarria y Portamarín nos sirvió para perder ciertos miedos. En especial los relativos a la dureza del Camino. También nos sirvió, para encandilarnos con la experiencia de hacer El Camino.

Como  prejubilado con tiempo libre, el Camino de Santiago desde Sarria, es una buena forma de iniciarse en la afición por el Camino. Afición de ir haciendo los diversos trayectos que van hacia Santiago de Compostela.  Sí así es, hacer distintos Caminos de Santiago o repetirlos. Esta será una de las cosas asombrosas que aprenderemos en nuestro viaje. Muchas personas repiten El Camino. Y aunque repitan recorrido, siempre será distinto.

Lo que nos enseñó el Camino de Santiago desde Sarria

El Camino de Santiago desde Sarria, es una buena propuesta para mejorar nuestra calidad de vida. Las relaciones sociales son un componente esencial de una buena calidad de vida. Y en El Camino, tendremos oportunidad de socializar con personas con intereses en común con nosotros.

Veremos como El Camino de Santiago desde Sarria, es una excelente forma optimizar nuestro tiempo libre, compatibilizándolo con otras aficiones o compromisos personales.

Para nuestro presupuesto  en El Camino de Santiago desde Sarria, hay que tener en cuenta lo que nos iremos dejando en el sellado de la credencial. Es este artículo conocerás lo que debes saber si no quieres poner en peligro tus ahorros.

 

Calidad de vida en el Camino de Santiago

La calidad de vida está asociada, entre otras cosas, a  las relaciones sociales que se mantienen. Aunque hacer El Camino de Santiago, supone sobre todo, una experiencia personal, también da la oportunidad de conocer a otras personas. El Camino siempre se hace en compañía de otros peregrinos, nunca solo. Les une una misma voluntad en el recorrido.  Es especialmente relevante cuando se van alcanzando los fines de etapa. Es ahí donde vuelves a ver las caras de las personas con las que te cruzaste e intercambiaste un “buen camino”. Quizás mantuvieses una conversación con ellos, durante la jornada o parases a tomar un café o el tentempié del día.

Conocer peregrinos de otros países

En El Camino de Santiago desde Sarria, coincidimos en casi todas las etapas con una pareja de peregrinos americanos. Por lo animada de su conversación entre ellos, les bastaba a sí mismos para estar entretenidos. No obstante, pudimos compartir un intercambio de fotos en la llegada a Portomarín, cuando el pueblo se empezaba a ver desde lo alto. El resto de los días nos cruzaríamos varias veces durante las etapas pudiendo comprobar que no se les acababan los temas de conversación.

En la foto, podemos ver cómo ella, continúa hablándole al marido, mientras este realiza la hidratación que debiera hacer la mujer, en su continua plática.

Peregrinos americanos Camino de Santiago
Peregrinos americanos Camino de Santiago

En este viaje, descubres la utilidad de saber idiomas dado el elevado número de extranjeros que transitan El Camino de Santiago desde Sarria.

Por ello aprender idiomas a partir de los 50,   es siempre una opción que debemos tener en cuenta.

Tiempo libre y Camino de Santiago

En el Camino, todo es tiempo libre. El tiempo se emplea en ir haciendo kilómetros andando. Desde por la mañana hasta las primeras horas de la tarde en que se llega al destino.

Hay quien madruga mucho para asegurar el albergue en el punto de destino. Especialmente en épocas veraniegas es así.

Otras personas que cubren distancias mayores en las etapas, también prolongan el andar por la tarde. El tiempo lo tenemos ocupado en andar y luego en descansar cuando llegamos a nuestro destino.  El tiempo en el Camino parece multiplicarse, pasa más despacio, caminando con nuestros pensamientos. O también con las conversaciones que vamos entablando con otros peregrinos, cubriendo los kilómetros de cada etapa.

Peregrinos andando en el comienzo de la etapa desde Portomarín
Peregrinos andando en el comienzo de la etapa desde Portomarín

Ahorro y Camino de Santiago

En tu presupuesto para el Camino tienes que considerar lo que te vas a gastar en los codiciados sellos para la credencial. Los sellos te los ponen tanto en iglesias como en los albergues u hostales donde te alojas. Pero también en los bares, restaurantes o puestos de venta de recuerdos que te vas encontrando por el Camino. 

No te piden dinero por sellarte la credencial pero se espera que hagas consumo o dejes un donativo.

Los sellos de la credencial

Para los que hacemos el camino en los cien últimos kilómetros, si vas a querer conseguir la Compostela, tendrás que acreditar al menos dos sellos por día. Serán necesarios tres, el primero de ellos, según veremos más adelante.

Esto nos lo explican en la Asociación de Amigos del Camino, en Madrid, donde una semana antes de partir, acudimos a solicitar la credencial. La justificación es que se requiere el primer día un sello del punto de donde partes, otro de algún punto intermedio de la primera etapa y del punto final donde llegas o te alojas. En los sucesivos días te hará falta solo dos sellos, uno de un punto intermedio de la etapa y otro del final.

Al final mucha gente nos animamos a ir coleccionando estos sellos y cuantos más mejor, de forma que la credencial no se quede con los teóricos once sellos que harían falta en las cinco etapas que vamos a hacer. Tampoco es que sea un gasto excesivo pero lo tendrás en cuenta en tu presupuesto diario.

Uno de los días, en Palas de Rei, cometemos el error de pedir el sello al día siguiente por la mañana, en la iglesia del pueblo. Nos  dice un compañero de peregrinación, que entonces debemos quedarme un día más porque se supone debíamos haberlo hecho el día anterior al llegar. El buen hombre de la iglesia nos pone otro sello igual con la fecha del día anterior, con lo que me evita pasar otro día más en este pueblo que no da como para pasarse un día entero en él.

Credencial sellada del camino entre Sarria y Santiago
Credencial sellada del camino entre Sarria y Santiago

Cuántas etapas del camino hago

Una vez tienes una idea de cuál de los caminos que llegan a Santiago es el que más te atrae, te informas que no tienes por qué hacerlo entero.

Por ejemplo, en el Camino Francés, el recorrido completo sería desde Saint Jean de Pied de Port a Santiago. La friolera de  más de setecientos u ochocientos kilómetros.   Te informas que necesitarías como treintaiuno días para hacerlo.

En nuestro caso y aunque somos timemillionaires, no disponemos de tanto tiempo para abandonar otros compromisos, en especial familiares.

Decidimos hacer el mínimo de etapas para conseguir la Compostela, que son cien kilómetros andando. Esto se hace según los manuales en cinco etapas de poco más de veinte kilómetros  y alguna de poco más de treinta.

En el Camino Francés, estos cien kilómetros se hacen recorriendo el trayecto entre Sarria y Santiago.  Una vez que te documentas, ves que no eres el único que busca hacer lo mínimo para lograr este codiciado título.  Gracias a eso  la logística para ponerte a andar en Sarria se simplifica bastante. Tienes taxis o autobuses compartidos desde Santiago por unos treinta euros. O como en nuestro caso, que una semana antes ya estaban completos todos los servicios compartidos, puedes ir en autobús, desde Santiago hasta Lugo y de ahí a Sarria.

Mojones de salida de Sarria y llegada a Santiago
Mojones de salida de Sarria y llegada a Santiago

Impresiones de la etapa

Iniciamos la segunda etapa, dejando atrás Portomarín.  A primera hora de la mañana, su plaza se muestra vacía y las nubes nos hacen presagiar un día fresco para la etapa.

Plaza de Portomarín
Plaza de Portomarín

Este es el día más social de los cinco que empleamos en hacer este camino.

La afluencia de peregrinos para hacer esta etapa es impresionante. Conocemos a unos austriacos que les acercan en autobús hasta las afueras de Portomarín para empezar a caminar.  Es otra forma de hacer El Camino. Se van alojando en un hotel del que parten y vuelven todos los días con el autocar para hacer las etapas de la zona.

Estos peregrinos nos comentan y enseñan los múltiples caminos que por Europa se dirigen hacia Santiago. Realmente El Camino es patrimonio de la humanidad; forma parte del acervo cultural europeo y así nos lo remarcan con orgullo, por si se nos hubiera pasado por la cabeza hacerlo solo propio de nuestro país.

Albergue de peregrinos de Ligonde
Albergue de peregrinos de Ligonde

En Ligonde, conocemos a unos chicos, voluntarios hospitaleros americanos, que están ayudando en el albergue de La Fuente del Peregrino.

Nos ofrecen una bebida y algunos pastelillos para proseguir el camino y entablamos conversación con ellos.  Forman parte de una organización cristiana que se dedica a prestar ayuda a los demás. Tras pasar unos días ayudando en este albergue, tienen planes de desplazarse a otros países para continuar con su labor de voluntariado que compaginan con sus estudios.

Nos hacen entrega de un panfleto con los 5 símbolos del Camino y su significado cristiano.

 Así la flecha de buen camino, representa a aquello que nos hace ir en buena dirección sin sentirnos perdidos.

La mochila es como la carga que llevamos encima en nuestra vida y que El Camino nos ensaña que podemos aligerar para poder avanzar.

Las tiritas como alivio a las heridas de la vida o el bastón como ayuda que recibimos para proseguir El Camino, junto con la viera como reflejo de las buenas obras de Jesús y  transformación  que produce la peregrinación son el resto de símbolos que  nos transmiten estos hospitaleros.

Otros peregrinos que conoceremos en el Camino de Santiago desde Sarria

También conocemos a un grupo de estudiantes irlandeses que están haciendo estas etapas de El Camino. Entablamos conversación con uno de ellos y tras llevarnos al tema del futbol, nos hace saber que a pesar de ser irlandés, es del Manchester City y que arrebatarán algún jugador del Real Madrid para ganar la Champions.

En la primera parada en el camino de las etapas, suele juntarse mucha gente. Ello es debido a que se lleva como un par de horas caminando y al ser el primer sitio donde se puede tomar un café y aprovechar a la anhelada estampación del sello, los peregrinos no suelen complicarse la vida buscando algún otro sitio más adelante.

Parada en el camino tras las primeras horas de marcha.
Parada en el camino tras las primeras horas de marcha.

A lo largo de esta etapa, tenemos la oportunidad de visitar el castro celta de Castromaior. La mayoría de los peregrinos prosiguen el camino sin desviarse a verlo. Además del propio castro,  enclavado en una colina, ofrece una vista de paso de los peregrinos abajo en la llanura.

Castro Celta de Castromaior
Castro Celta de Castromaior

En Palas de Rei nos alojamos en un albergue a las afueras de la población. Es algo que agradecemos pues el pueblo no nos transmite el encanto de Sarria o Portomarín. Preferimos este alojamiento que nos permite hacer un paseo entre árboles para ir al pueblo o regresar.

Parroquia de San Tirso de Palas de Rei
Parroquia de San Tirso de Palas de Rei

Entorno rural en el Camino de Santiago

En el recorrido gallego de El Camino de Santiago desde Sarria, otro de los atractivos es su entorno rural. No solo es la impresionante naturaleza que nos rodea, sino también la huella que dejan sus habitantes.

Desde las casas con sus hórreos a los huertos de grelos o el ganado en los campos, vamos percibiendo lo que es la vida rural.

Campo de labor en Camino de Santiago
Campo de labor en Camino de Santiago

Los huertos se preparan para nutrir a los excelentes platos de la gastronomía gallega.

Huerto en el Camino de Santiago desde Sarria
Huerto en el Camino de Santiago desde Sarria

Podemos ver también restos de lo que fue la agricultura en tiempos pasados.

Ruedas de carromato en el Camino de Santiago desde Sarria
Ruedas de carromato en el Camino de Santiago desde Sarria

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparte este artículo en ..Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *