Cómo será el mundo en 2050 para las personas con 50+ años

El año 2050 empieza a perfilarse como meta temporal clave donde veremos consolidados muchos cambios.  Gran parte de estos cambios empiezan a fraguarse ya, pero nos remitimos a ese año como una cifra mágica donde todo será distinto.

En los temas que nos ocupan en este blog, la cuestión es si en 2050 disfrutaremos de una mejor calidad de vida. Asociado a esto, cómo será el tiempo libre. ¿Tendremos más tiempo para disfrutar?¿Emplearemos este tiempo de forma distinta a como lo hacemos hoy?

En el momento de escribir este artículo en 2017, todavía estamos a poco más de una treintena de años para llegar a 2015. Muchas de las personas senior entorno a 50+ años, de hoy en día,  estarán al límite de su esperanza de vida. La cuestión es si para entonces se habrán producido cambios de tal calibre, que esa esperanza de vida se prolongue aún más, casi hasta la inmortalidad, como algún científico hiperoptimista vaticina.      

El mundo en 2050. Foto de aziz-acharki | Unsplah
El mundo en 2050. Foto de aziz-acharki | Unsplah

Debate sobre el mundo en 2050

Recientemente se celebró en la Fundación Bertlesman en Madrid, patrocinado por ElPais Materia y BBVA OpenMind, una sesión para debatir sobre el mundo en 2050. En ella participaron expertos renombrados en robótica, inteligencia artificial, biología y evolución humana.  

La conclusión es que para entonces se producirán cambios notables y no por menos sorprendentes. Aunque con perspectiva histórica, estos cambios no serán tan espectaculares como podríamos pensar. Así lo afirmaba alguno de los intervinientes, no tan proclive a creer en cambios radicales y escéptico en cuanto al ritmo de transformación. Eso sí, reconoció que aunque la transformación podría ser menor de lo esperado en algunos campos, en otros podría sorprendernos.

 Cuáles son los cambios que se esperan

Para entonces algunos cambios se vislumbran como bastante probables como son los del aumento de la población en el que una quinta parte se concentrará en un solo país. Este no será China como podríamos pensar sino India. Otros cambios muy probables, será el del aumento de la temperatura media. Se estima que puede ser de unos tres grados, con las consecuencias para el clima y condiciones de vida de muchas zonas que traerá consigo.

Otras predicción de lo que podrá pasar, será el aumento de enfermedades infecciosas, propiciadas por el aumento de población.

También se espera un aumento de las enfermedades psiquiátricas. Enfermedades como el Alzheimer serán más comunes asociado al aumento de la esperanza de vida.

Una de las reflexiones de este congreso fue expuesto por la médica y antropóloga María Martinón. Puso sobre la mesa que mirando con perspectiva del pasado, el hombre no ha cambiado tanto como lo ha hecho sobre su entorno. Esto puede ser la causa de que actualmente enfermemos y muramos de causa modernas, como ella citaba.

Literalmente comentaba que nos hemos hecho prisioneros de algo para lo cual no estábamos diseñados. Como ejemplos tendríamos el elevado impacto de los accidentes cardiovasculares asociados a vida sedentaria y alimentación inadecuada.

Visto con perspectiva evolutiva, conforme avanzamos hacia el futuro, primará más la selección social que la ambiental.

Genómica como clave de los cambios. Foto de drew-hays | Unsplash
Genómica como clave de los cambios. Foto de drew-hays | Unsplash

 Qué retos tiene la humanidad para los próximos años

Una vez constatado que estamos ya inmersos en una nueva revolución de la humanidad, impulsado por la transformación digital y la evolución de la genómica, se plantea cómo encauzar este cambio.

El reto consiste en que no se genere mayor desigualdad. Que estos avances se pongan al servicio de toda la humanidad, sin distinción geográfica o de clases.

A nivel tecnológico y científico, todavía queda mucho por hacer en el campo de la inteligencia artificial.  Se están produciendo muchos avances en lo que ocurre en el cerebro a muy pequeña escala, como serían los cambios eléctricos o químicos, pero no se conoce bien cómo determina la actividad cognitiva a alto nivel.

El cerebro ha dejado de crecer, apoyado por toda esta tecnología que nos rodea. Ya nadie memoriza un número de teléfono y muchas otras cosas que sabe están a su disposición en la red. Esto, sin duda, hace que se vayan perdiendo capacidades cerebrales. Nuestro cerebro acabará conviviendo con la inteligencia que se generará en las máquinas.

Como afectará a las personas que hoy en día tienen 50+ años

Para las personas que hoy en día tienen en torno a 50+ años, se abren retos y oportunidades de cara a los próximos años.

El primer reto consiste en no quedarse relegado en un mundo cada vez más social e interconectado. Esto puede producirse si no se adapta a los cambios, en especial tecnológicos, que irán apareciendo. Hace treinta años atrás, nadie imaginaba que hoy en día disfrutaríamos de unas comunicaciones personales y ubicuas como las que proporciona un teléfono móvil. Sin embargo en personas senior puede que aunque se hayan adaptado al uso del móvil, no lo hayan hecho en otras capacidades de estos terminales. Por ejemplo  el que hagan uso de las apps que proliferan para infinidad de servicios.

Sí que es cierto que la adaptación es gradual, pero el problema es que los cambios van a una velocidad mucho mayor. El reto por tanto, es que estas personas no acaben tirando la toalla. Que no se queden en un ámbito tecnológico que les deje aislados. Sería algo similar a los ancianos de hoy en día para los cuales el móvil es un objeto incomprensible para ellos.  Claramente vemos que supone una limitación en la relación con su entorno.

El mundo en 2050 anticipado a nuestros días. Foto de lee-aik-soon | Unsplash
El mundo en 2050 anticipado a nuestros días. Foto de lee-aik-soon | Unsplash

Las oportunidades que aparecerán para las personas que hoy en día tienen 50+ años

Sin embargo, aunque la adaptación a la tecnología será un reto, también ésta, les facilitará la vida.

No sólo eso sino que la transformación digital, en simbiosis con otras ramas del conocimiento,  traerán avances para la calidad de vida.

El avance más destacado es posible que venga en un conocimiento aplicado de la genómica, que favorezca la prolongación de la vida.  Estos cambios parece que serán más efectivos cuanto más joven se sea o en mejores condiciones se empiecen a aplicar. Por ello es importante para los senior en cuidado de la salud, en lo que en sus manos esté.

 Cómo será para las que para entonces alcancen 50+ años

Las personas que en 2050 alcancen los 50+ años, serán los actuales millenials o personas por encima de los 20 años. Ellos son los artífices de los cambios más notables que se vayan produciendo.

En su deber figura, el encauzar estos cambios de forma provechosa para toda la humanidad. No sólo son los avances tecnológicos y científicos lo que propiciará el cambio. También es algo muy humano como son la organización social, política y legal que se vaya configurando. Los cambios tecnológicos y científicos generaran nuevas cuestiones que habrá que regular.

 Esto es claro por ejemplo, en las nuevas actividades que la economía colaborativa está generando. La tecnología las ha impulsado y puesto en marcha. Pero al no haberse encauzado y regulado adecuadamente, generan nuevos problemas. Desde la generación de trabajo precario asociado a esta economía colaborativa como a el conflicto con sectores de la economía tradicional, que ven amenazado su entorno.

Un cambio previsible y significativo será el del avance en paliar enfermedades como el cáncer. Gracias a técnicas de manipulación genética en embriones, será posible paliar algunas de estas enfermedades.

El ahorro para 2050

En 2050 en España, la población estará muy envejecida. Esto supone un reto social que hay que abordar y parece que no se sabe muy bien cómo.  De momento sólo hay vaticinios de que las pensiones se verán muy reducidas al no disponer de una estructura de población adecuada para sostener el sistema de pensiones.

Las claves van por impulsar el ahorro privado. Con políticas que favorezcan desde la época laboral, la constitución de planes de pensiones que complementen la aportación pública. O la constitución de rentas básicas para personas que quizás no tengan acceso a un trabajo.

Sea cual fuere las soluciones que se vayan articulando, el ahorro es y será una de las claves para afrontar el futuro. No sólo en términos de complementar prestaciones públicas. También como forma de hacer más sostenible el cambio.

El impacto que el consumo no responsable produce en medio ambiente será una las piezas que habrá que regular.  Consumo responsable se asocia también ahorro. A vivir más y mejor con menos recursos.

Comparte este artículo en ..Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *