Archivo de la etiqueta: senior

10 motivos por los cuales las empresas no quieren a personal senior en España

Los motivos por los cuales las empresas no quieren a personal senior son múltiples, comúnmente aceptados, pero en contra de los principios de discriminación por edad.

Cada vez es mayor el número de empresas que deciden prescindir de su personal mayor senior, mayor de 50 años.  No sólo eso, sino que para nuevas contrataciones, la barrera de edad es aún menor. La edad de 35 años, suele establecerse por las áreas de recursos humanos como  el límite para nuevas contrataciones.

Esta situación hace que cada vez sea mayor el colectivo de personas con 50 o más años en situación de desempleo. Algunos con rentas derivadas de su salida del mercado laboral y otros en situación peor, en una búsqueda casi imposible de empleo.

Estas personas se encuentran en esa situación con tiempo libre que han de ocupar. Unos, los que tienen su situación económica asegurada,  dedican su tiempo al ocio, a formarse o a sus compromisos familiares. Los que precisan de empleo, han de dedicar parte de su tiempo a buscarlo de forma activa.

En cualquiera de los casos, se necesita una gestión personal  para que su calidad de vida no se vea mermada por la situación de desocupación laboral.  Para muchos parecerá obvio que el poder vivir sin trabajar ya es de por sí algo relevante para poder disfrutar de una buena calidad de vida. Pero para otras personas puede ser distinto, si han enfocado su vida al trabajo o si lo necesitan para subsistir.

Empresas no quieren seniors Foto de geralt | Pixabay
Empresas no quieren seniors Foto de geralt | Pixabay

¿Cuáles son los 10 motivos por los que las empresas no quieren a personal senior?

Parece un contrasentido que este colectivo de personas con mayor experiencia y formación acumulada sea despreciado por las empresas.   Pero las razones por las que no se les quiere son las siguientes.

1.- El personal senior es menos moldeable a las necesidades de la empresa.

Las personas con más edad, van conformando su forma de pensar a su personalidad y experiencia vital. El pretender hacerles cambiar de opinión y moverles en la dirección que requiere la empresa, suele ser más difícil.

2.- Se asocian a salarios mayores.

Las personas mayores también ponen en valor su experiencia previa laboral. Es difícil que acepten entrar en igualdad de sueldo que personas inexperimentadas.  Para las empresas  suele ser sin embargo, más rentable el formar a personal sin experiencia.  Sólo para determinados puestos directivos o de coordinación,  donde la experiencia es esencial, es donde pueden tener cabida. Y estos puestos son claramente de un nivel retributivo superior.

3.- No están adaptados a las nuevas tecnologías.

El personal senior suele por lo general, tener mayores dificultades de adaptación a las nuevas tecnologíasNo son ni mucho menos nativos digitales. Han tenido que hacer un esfuerzo de adaptación a los sistemas microinformáticos,  para algunos de ellos de forma traumática. Por el contrario los jóvenes están más adaptados y es más fácil encontrar candidatos con conocimientos de programación y de fácil adaptación a dispositivos electrónicos.

Seniors y nuevas tecnologías. Foto de rawpixel | Unsplash
Seniors y nuevas tecnologías. Foto de rawpixel | Unsplash

4.- Posibles conflictos jerárquicos al ser mandados por personas más jóvenes.

En relación con el hecho de ser personas menos moldeables y con mayor experiencia, el personal senior puede ser visto como fuente de problemas al ser dirigidos por personas más jóvenes.

Es un esquema mental arraigado el pensar que la jerarquía ha de ir desde las personas más mayores a las más jóvenes. Las empresas han ido desprendiéndose de su personal veterano, en los puestos de mando. En estos puestos va quedando aquellas otras personas más jóvenes a las que les resultará más fácil dirigir  de igual forma a otros más jóvenes que ellos.

5.- Más problemas de salud.

El personal senior, por razones de envejecimiento, se ven sometidos a una mayor probabilidad de enfermedades y necesidad de acudir al médico.

Todo esto se traduce en un temor a un mayor absentismo laboral por parte de estas personas.

No se considera por el contrario, que el personal senior presenta frecuentemente, un mayor sentido de la responsabilidad. Esto hace que en no sea raro el encontrarse departamentos donde es el personal joven el que presenta un mayor grado de absentismo por enfermedad que el de mayor edad.

6.-Dudas sobre su motivación.

Uno de los pilares del desempeño laboral es la motivación de sus empleados. En el personal joven, por su propia inexperiencia de la vida, suele ser más fácil encontrar esta motivación.

Sin embargo con el personal senior, se considera que va a ser más difícil encontrar esta motivación, por el propio desgaste que conlleva la experiencia.

Sólo personas con carácter muy optimista, son capaces de superar los obstáculos y fracasos por los que han ido pasando.  La mayoría de personas senior habrán tirado la toalla y será más difícil motivarles para nuevos retos.

7.- La legislación permite esta discriminación.

Parece sorprendente, pero si una situación se da y con amparo legal, es porque la sociedad que es la que elige a sus mandatarios está de acuerdo con ello.

Discriminar el acceso al trabajo por edad, puede ser muy razonable por estos diez motivos que exponemos y muchos más.  Pero como todo tipo de discriminación por razones de cualquier índole, sea de sexo, raza, ideas religiosas o políticas, conlleva una marginación a un sector de la población difícilmente justificable.

Aunque en el artículo 21 de la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea, se menciona la prohibición de discriminar, entre otras causas, por razones de edad, la realidad es bien distinta.

En España, el artículo 14 de la Constitución establece la igualdad de los españoles ante la ley sin discriminación por razón de nacimiento, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal. Incluso el Estatuto de los Trabajadores, recoge en su artículo 17, una referencia a la nulidad de las cláusulas de convenios colectivos, pactos individuales o decisiones unilaterales empresariales donde se discrimine, igualmente a otras causas, por razones de edad.

La realidad es que pese a los artículos en contra de la discriminación por edad, es comúnmente aceptado por la mayoría de la sociedad. Incluso por sindicatos  y propia Administración es aceptado y no se persigue en modo alguno este tipo de discriminación.

En otros países como Reino Unido o EEUU, estas prácticas discriminatorias están más perseguidas. Se denuncia más y se prohíbe de forma expresa hacer mención a la edad tanto en la oferta de empleos como en los currículums.

8.- En España el paro es un problema mayor para los jóvenes.

Si bien esta razón no debería ser causa directa de la discriminación laboral a personas senior por parte de las empresas, si lo es de forma indirecta.  En España las tasas de paro de personas con menos de 25 años, más que duplican,  las tasas medias globales. No es así para los rangos de edad de 55 años o más que presentan cifras similares a las medias o incluso inferiores.

Esto hace que las políticas de empleo, que al final se traducen en incentivos económicos para las empresas, favorezcan la contratación de jóvenes.

Por otro lado también es cierto que debido a los planes de prejubilación incentivados de muchas empresas, en las cifras de desempleo de personas de 55 o más años no se contabilizan estas personas que no están ocupadas, pero tampoco apuntadas al paro.

9.- La experiencia  es un atributo cada vez peor valorado.

Una de las consecuencias de la transformación que estamos viviendo, la transformación digital en concreto, es la aceleración de los cambios que vivimos. Cada vez con más frecuencia las cosas dejan de ser como eran y se muestran de una forma diferente. En este entorno, la experiencia es un valor en declive.

Se valora mucho más la capacidad de adaptarse al cambio e incluso de propiciarlo.

Experiencia cuestionada.
Experiencia cuestionada.

10.- Menor capacidad de aprendizaje.

Con la tendencia cada vez mayor a mayor número de cambios y más frecuentes, la capacidad de aprendizaje, capacidad de adaptación a estos cambios es esencial.

Las personas senior ven debilitadas con la edad una serie de facultades físicas e intelectuales, tales como las de los sentidos o la memoria, que les predisponen a una peor respuesta a estos cambios.

Si bien es cierto que las personas mayores tienen otra serie de ventajas, como las de hacer un mejor uso de lo aprendido o dotarse de recursos alternativos para superar la merma de facultades asociadas a la edad.